Entradas recientes
Entradas destacadas

LA HOGUERA DE LOS LIBROS


La alcaldesa UDI Evelyn Matthei y sus iniciativas con respecto al libro, me han llevado a otros episodios de la Historia relacionados con estas medidas edilicias.

La sobrina de don Quijote de la Mancha, el barbero y el cura, deciden quemar la biblioteca del hidalgo caballero, por estimar que sus libros de caballería son los culpables de sus peligrosas fantasías. Esto, en el capítulo VI. A criterio del cura y el barbero sólo tres volúmenes deben salvarse. Siendo inocuos, ninguno de los tres habría podido ser acusado de herejía por el Santo Oficio de la Iglesia Católica. La obra es una parodia de la Inquisición y por eso, en su ignorancia, los hombres salvan al Amadís de Gaula… justamente el más famoso libro sobre caballería hasta entonces escrito.

No he sabido cuáles se salvaron durante la dictadura pinochetista en mi país, aparte de los que saqué a escondidas, de aquella enorme caja en una biblioteca de la Universidad de Chile y que irían a la fogata, o por lo menos, a la basura (su purgatorio). Temerosa de que me descubriera algún adicto al régimen, salí a la calle cargando mi bolso boliviano de lana, que delataba las esquinas de los libros rescatados, pero afortunadamente conté con la complicidad del bibliotecario, que me acompañó hasta la salida.

Cuentan que las escuelas de ingeniería debieron salvar de la ignorancia inquisidora los libros sobre bombas hidráulicas, y aquellos acerca de masas moleculares. Bueno, no me consta, pero lo escuché más de una vez.

Era septiembre de 1973, y en una importante industria metalúrgica de la zona sur de Santiago, los miles de libros de economía y literatura recién adquiridos en la Editorial Quimantú a fin de formar una biblioteca para los operarios, fueron lanzados como detonantes a los hornos de la fundición; con cada carga, el elegante empresario obligaba a los obreros a cantar el himno nacional.

La historiadora Isabel Jara, ha dicho que el régimen intentaba “borrar la memoria de la Unidad Popular, la memoria no solo en términos de los libros, la memoria de la estética de la ciudad completa, la memoria de los cuerpos de izquierda, la operación de corte y limpieza, sacar los murales, una serie de dispositivos completos, en los cuales se inserta y hay que entender la política de censura sobre los libros”.

¿Bibliocensura? ¿Bibliofobia?

Tres jóvenes peruanos fueron detenidos, acusados por la PDI, y decretada su expulsión del país en enero recién pasado, acusados de tener en su poder libros supuestamente anarquistas, nos dice El Mercurio de Antofagasta del 19 de abril, día del censo nacional. Afortunadamente, la Corte de Apelaciones de la ciudad falló de forma unánime por acoger el recurso de amparo contra la expulsión del país de los tres estudiantes.

¿Por qué se están imponiendo estas jugadas de bibliocensura y bibliofobia (que empezó con el IVA a los libros), llegando a perseguir judicialmente a algunos tenedores de libros? ¿Qué lo permite? ¿Qué estamos haciendo o dejando de hacer, para que esto ocurra?

En la comuna de Providencia…

Un par de meses atrás, supimos de la instrucción de la municipalidad de Providencia, cuya responsabilidad de mando corresponde a Evelyn Matthei, de cerrar los puntos de préstamo de libros o “Cafés al aire libro”. El desgaste de la mayoría de los ejemplares demostraba el alto uso que los vecinos hacían de los volúmenes a su disposición.

A esta noticia del ámbito cultural se sumó el reciente hallazgo de unos doscientos libros lanzados a un contenedor, para ser destinados a reciclaje. Entre los descartados había algunas ediciones especiales de la revista Paula y ejemplares de El testigo secreto, de Juan Gasparini, sobre la batalla del juez Garzón contra la impunidad de Pinochet. También se pudo ver Mama Rosa, la gran obra de Fernando Debesa, además de diccionarios y otras publicaciones en buen estado que no merecían esa humillación municipal.

Esta vez no hubo hoguera, pero los vecinos ardieron de ira ante esta medida con reminiscencias pinochetistas. Ya antes, la alcaldesa había cortado los aportes a la exitosa Feria Internacional del libro Infantil, cuyo presupuesto había quedado aprobado en el mes de enero.

Comenzando abril, sin embargo, en una actividad cultural efectuada en las cercanías de la estación Baquedano del metro capitalino, Matthei dijo que leer era algo híperimportante (sic); mientras que su invitado de honor, el futbolista de Colo Colo, Esteban Paredes, refrendó la idea diciendo que “ojalá que la gente pueda leer un buen libro”.

Pero… igual que el cura de Don Quijote, los curadores de las providenciales bibliotecas, en su tosquedad intelectual, deben haber dicho “Pues vayan todos al corral”.

MSM

(1) Doctora en Historia por la U. Pompeu Fabra, de Barcelona, en acto realizado en la Universidad de Chile en noviembre de 2013.

#censura #libros #dictadura #golpemilitar #cultura #Quimantú #iglesiacatólica #revistaPaula #JuezGarzón #evelynmatthei

No hay tags aún.
Buscar por tags
Archivo

Circulo Abierto - Santiago de Chile, 2017 - contacto@circuloabierto.cl