February 26, 2020

October 3, 2017

Please reload

Entradas recientes

Marta Ugarte fue arrojada al mar

August 17, 2020

1/8
Please reload

Entradas destacadas

Las Bomberas en Chile no podemos tener miedo

March 13, 2017

 “No lo pensé dos veces y me presenté ante el comandante”, recuerda  Gislaine Rojas Vargas, Teniente Tercera de la Segunda Compañía del Cuerpo de Bomberos de San Felipe, en cuanto supo del infierno que se instalaba en su Región.

 

“Las Bomberas en Chile no podemos tener miedo

 

El incendio más devastador en la historia del país interrumpió la tranquilidad veraniega de enero y febrero, afectando alrededor de 400 mil hectáreas de bosques de pinos, eucaliptus y animales silvestres. La región de O´Higgins fue una de las más afectadas, envolviendo en llamas a la Provincia de Cardenal Caro. Bomberos y bomberas de todas las compañías acudieron a apoyar las labores de control de esta catástrofe.

 

Así lo recuerda Gislaine Rojas Vargas, voluntaria de Bomberos, quien se encontraba en la casa de sus padres en la comuna de Pichilemu. “No lo pensé dos veces y me presenté ante el comandante, le dije que quería ayudar, que no me iba a quedar sentada en la casa mientras el fuego destruía todo a su paso”, indicó. Desde ese momento, esta joven de 28 años estuvo día y noche entregada a combatir las llamas, reconocida por sus pares como una destacada voluntaria, pasando a ser un elemento clave en las operaciones.

 

Señala que esta experiencia fue muy importante, ya que nunca había trabajado en un incendio forestal tan grande, “me saco el sombrero por los bomberos y bomberas de Cardenal Caro, especialmente de Pichilemu, quienes tienen mucha experiencia, están cohesionados y el trabajo se comienza y termina, aunque duermas un par de horas, es un equipo comprometido que me acogió como a una más del grupo, sin distinciones”, comenta.

 

Consultada sobre el actuar del gobierno y el apoyo prestado por los aviones extranjeros, Gislaine agrega que las autoridades actuaron lentamente, “nosotros veíamos sobrevolar los aviones cuando la situación ya estaba controlada, el trabajo fuerte se hizo en tierra, los aviones ayudaron, pero nosotros hicimos gran parte del trabajo”, indicó.

 

Gislaine comenta que toda esta tragedia fue un impacto fuerte en la gente, y que de una u otra manera resalta la labor de bomberos, quienes hoy no tiene el lugar que les corresponde, ni cuentan con el equipamiento básico para asistir a la comunidad ante las emergencias, “debemos tener las condiciones mínimas, no estar pidiendo aportes a las juntas de vecinos o a los privados, si yo hoy tengo un equipo forestal y unas buenas botas para trabajar, es porque tuve que salir a pedir plata los fines de semana a los peajes”, agregó.

 

 Sin embargo, indica que una de las cosas que más reconforta a bomberos es saber que todo el esfuerzo humano tanto de los voluntarios, del gobierno y de particulares, logró evitar que muchas casas y animales fueran alcanzados por las llamas. “El otro día fue muy lindo volver al lugar del incendio, y ver cómo las casas que resguardamos, para que el fuego no las alcanzara estaban ahí, y que el trabajo y esfuerzo que uno realizó fue efectivo”.

 

Confiesa que ser bombera fue difícil desde un comienzo, debido a la oposición de su familia y la mirada sesgada y machista de sus colegas. Quiso ser voluntaria desde que estaba en el colegio, sus padres no la dejaron porque decían que era un trabajo para hombres, pero cuando quedó en la universidad en San Felipe, la pensión donde alojaba estaba muy cerca de la Segunda Compañía de Bomberos, desde ese día nunca más me alejó del cuartel.

 

“Se ve a la mujer como le sexo débil, a los hombres les cuesta un poco porque no te ven trabajando en las emergencias, pero cuando lo hacen se dan cuenta que trabajas igual que ellos con las mismas herramientas, sin diferencias”. Es una convencida que una mujer bombera no puede tener miedo, debe ganar su espacio y demostrar el doble que un hombre, ya que hay mucho machismo. “Cuando ingresé a la compañía me dijeron que este era un trabajo para hombres, y si quería ingresar debía ganar mi espacio, pero esas palabras no me desanimaron, por el contrario, me dieron más fuerzas porque yo sabía cuáles eran mis capacidades”, puntualiza

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo

Circulo Abierto - Santiago de Chile, 2017 - contacto@circuloabierto.cl